ESPCATENG
Buscar
Enviar

Delitos ecológicos

La conducta típica relacionada con un delito ecológico consiste cuando se provoca o realiza de manera directa o indirecta la emisión de productos tóxicos o vertidos en el medio ambiente, provocando un desequilibrio natural y biológico en la vida humana, animal y vegetal. Por medio ambiente se entiende el conjunto de medios naturales que configuran el hábitat del hombre, animales y plantas. No es solamente la naturaleza, sino el ámbito urbanoel domiciliolas ciudades y todos aquellos lugares donde el ciudadano desarrolla su vida.

 

Asimismo, resultan igualmente típicas las emisiones de radiaciones, las extracciones, excavaciones o ruidos, en la atmósfera, suelo, subsuelo y aguas terrestres, debido a que pueden ocasionar graves desequilibrios en el ecosistema. Se castiga igualmente la emisión de sustancias en el territorio marítimoterrestreaéreo, en cantidades que produzcan la muerte o enfermedad grave.

 

Por otra parte, conductas propias de este tipo de delitos son aquellas referidas al depósito de desechos o residuos tóxicos que puedan perjudicar el equilibrio natural o la salud natural.

 

Existe una prevaricación específica llamada medioambiental, que pueden cometer las autoridades o funcionarios públicos a través de la concesión de licencias o la realización de inspecciones fraudulentas.

 

El delito ecológico puede ser cometido intencionalmente o de forma imprudente, es decir, sin observar el debido cuidado. Las empresas también pueden ser autores de un delito contra el medioambiente y condenadas a penas que pueden llegar al cierre definitivo.

¿Necesita ayuda?

Nombre*:
E-mail*:
Teléfono*:
¿En qué podemos ayudarle?*:
Enviar *Campo obligatorio.