ESPCATENG
Buscar
Enviar

Capitulaciones matrimoniales

Las capitulaciones matrimoniales son el contrato otorgado por los cónyuges, antes o después del matrimonio. En este contrato se fija el régimen económico matrimonial a que deben sujetarse los bienes del mismo. También se puede adoptar cualquier otra disposición por razón del matrimonio.

 

Las capitulaciones matrimoniales se inscriben en el Registro Civil junto con la notificación del matrimonio. Se pueden modificar en cualquier momento durante el matrimonio de común acuerdo por ambos cónyuges. El Código Civil contempla los siguientes regímenes económicos del matrimonio en territorio común (el Derecho Foral de Catalunya, Aragón, Baleares, Navarra y País Vasco puede establecer otros regímenes distintos):

 

  • Régimen de gananciales. En el régimen de gananciales todas las ganancias y beneficios obtenidos por cualquiera de los cónyuges pasan a formar parte de un fondo o sociedad común. Este fondo es propiedad de ambos cónyuges por partes iguales, debe ser administrado conjuntamente y en igualdad de condiciones y debe servir para hacer frente los gastos familiares. Para administrar, gestionar y vender bienes gananciales es necesario el consentimiento de ambos cónyuges, incluyendo las inversiones y cuentas bancarias. Sin embargo, se permite que uno de los cónyuges pueda realizar gastos urgentes o de necesidad. En un mismo matrimonio pueden coexistir bienes gananciales con otros bienes privativos. Los bienes privativos pueden ser, por ejemplo, los adquiridos antes de contraer matrimonio o también los adquiridos después a título gratuito, como podría ser una herencia o donación, por ejemplo. El fondo o sociedad de gananciales queda disuelto en los siguientes supuestos:
    • Por disolución del matrimonio.
    • Por muerte de uno de los cónyuges.
    • Por declaración judicial de separación de los cónyuges.
    • Por declaración de nulidad.
    • Por decisión judicial.
    • Por decisión de los cónyuges, al convenir un régimen económico distinto a través de capitulaciones matrimoniales.   
  • Régimen de separación de bienes. En el régimen de separación de bienes existe independencia económica de cada cónyuge. Cada miembro de la pareja puede adquirir, administrar y disponer de sus bienes y rentas obtenidas con entera libertad, tanto los adquiridos antes del matrimonio como después. En este régimen no es necesario el consentimiento del otro cónyuge para vender, alquilar o donar los bienes obtenidos. Por otra parte, las deudas contraídas por uno de los cónyuges serán de su exclusiva responsabilidad, sin que se comprometa el patrimonio del otro. Las deudas contraídas conjuntamente serán responsabilidad de ambos. Cada miembro de la pareja deberá contribuir a sufragar los gastos familiares en proporción con sus recursos económicos.

  • Régimen de participación. En el régimen de participación cada cónyuge ostenta la administración, disfrute y libre disposición de sus bienes, tanto los anteriores al matrimonio como de los que adquiera después. No obstante, cada cónyuge adquiere también el derecho a participar en las ganancias obtenidas por el otro durante el periodo de vigor de este régimen. En el régimen de participación se realiza un inventario inicial de lo que aporta cada miembro y un inventario final en caso de disolución del matrimonio.

¿Necesita ayuda?

Nombre*:
E-mail*:
Teléfono*:
¿En qué podemos ayudarle?*:
Enviar *Campo obligatorio.